Herramientas de #innovación y #emprendimiento en las #empresas.

Como continuación al post: Cultura innovadora y emprendedora. La importancia de las Relaciones Universidad Empresa, no importa cual sea la empresa, la innovación y el emprendimiento han pasado a ser una obligación. Es imprescindible apostar por el desarrollo del talento y las fortalezas de cada uno, buscar nuestra mejor versión, trabajando en equipo y potenciando la cadena de valor:

imaginación —> creatividad —> innovación —> emprendimiento

La innovación debe estar en el ADN de la empresa, desde la firme creencia de que cada persona puede aportar ideas y pasión, para generar un cambio y mejora continua en la organización.

Apostar por el talento interno conectado con el talento externo, en cada momento, para complementar, apoyar y desarrollarlo de la mejor forma posible. Innovación abierta. Se necesita tener visiones diferentes, externas, libres y objetivas, sin ningún tipo de prejuicio, condicionante o influencia propia.

Es decir, pasar del “outsourcing” (contratar a talento externo que innove por nosotros, o tener más planes y manuales que suelen acabar en un cajón) al “insourcing” (conectar al talento externo con nuestro talento interno para que nos complemente, acompañe y ayude a mejorar los resultados, con nuevas ideas y visiones distintas). Desde el punto de vista emprendedor, estoy hablando de conectar a las “startups” con los “intraemprendedores” de la empresa.

Creo sinceramente, que los resultados serán muy superiores si trabajamos en equipo conectando la innovación y emprendimiento externo, nuevas fuentes de conocimiento e iniciativas radicales y disruptivas, con la innovación y emprendimiento interno, basados en la iniciativa, experiencia y conocimiento real de nuestra empresa y mercado. La combinación perfecta. Conectar corporaciones y startups siempre será positivo para ambas partes.

Existen múltiples metodologías, herramientas y modelos para llevar esto a cabo, pero lo importante es la adaptación particular, el compromiso firme y dotarse de los medios y recursos necesarios, para ejecutar una estrategia y hoja de ruta clara y bien definida. Como ya comentamos en los post: ¿Cuáles son los elementos esenciales de un ecosistema emprendedor?, se trata de promover un ecosistema particular y abierto, que se adapte a la medida de cada hábitat. Cada ecosistema es único e irrepetible.

Veamos algunos de los distintos modelos o herramientas que pueden existir:

  • Concursos de ideas y similares

Iniciativas fáciles de implantar e interesantes, pero habitualmente se asumen desde los departamentos de recursos humanos ó personas, sin los expertos, medios y recursos de apoyo necesarios, para que puedan llegar a materializarse en resultados importantes.

  • Programas Pro Bono y similares

Similar al anterior, pero que suele dar la libertad a cada empleado para desarrollar iniciativas personales, con fines sociales, dentro o fuera de la empresa. Existen casos de éxito, pero sigue siendo una opción limitada.

  • Tours de emprendimiento y similares

Hace unos años era muy habitual organizar tours a "santuarios" de emprendimiento como Silicon Valley o Israel. En su mayoría, se trataban de una oferta de ocio y turismo para startups y directivos. No obstante, hay buenos ejemplos de viajes bien diseñados y con un foco claro e inmediato para aplicar en la empresa, donde los responsables directos (acompañados de otros expertos) van a conocer in situ, como están trabajando e innovando empresas de referencia, seleccionadas a la medida de la necesidad o foco establecido. Son iniciativas cortas, intensas y productivas.

  • Programas de intraemprendimiento

Interesante herramienta, pero necesita el apoyo de expertos externos para que funcione. Es un buen inicio. Particularmente, creo que existe una gran fuente de talento emprendedor a descubrir dentro de las empresas, pero que está silenciada por voluntad propia o por situaciones de despido interior, infelicidad laboral o ausencia de vías para liberarse. El intraemprendedor puede tener un conocimiento más realista de las oportunidades de negocio, y aportar la experiencia y contactos oportunos, aunque le puede faltar el interés y la actitud necesaria para emprender. Existen casos de éxito, donde las empresas han promovido y apoyado al intraemprendedor, e incluso participado en la creación de startups, spin offs o spin outs de la propia empresa.

  • Labs, weekends, workshops, outdoor y otros

Iniciativas varias que tratan de reunir a perfiles muy diversos, expertos, emprendedores, startups, etc. durante un espacio de tiempo corto e intenso, planteando un foco formativo o directamente un reto en particular, para diseñar nuevas visiones, propuestas y soluciones al mismo. Cada vez es más habitual que sea en lugares y espacios aislados, retiros, viajes, etc. que facilitan un entorno diferente, aislado y atractivo, que mejora la creatividad, implicación y resultados.

  • Inside Labs - laboratorios de innovación

Creación de laboratorios de innovación o emprendimiento, de forma similar al anterior pero en la propia empresa y en lugares físicos de la misma. Pueden ser con un foco concreto y a corto plazo, planteando un reto a lograr (creación de un nuevo producto, validación, etc.), o como evolución más estable de programas de formación e intraemprendimiento, con la ayuda de expertos externos. Suelen ser muy útiles, en fases iniciales.

  • Juegos, videojuegos, Lego y otros

Al igual que los Labs anteriores, el uso de metodologías, herramientas y programas radicalmente diferentes de lo habitual, como la gamificación, cada vez es más habitual como vehículo para facilitar la diversión, motivación, creatividad, trabajo en equipo, etc. y con resultados muy positivos en la generación de nuevas ideas y propuestas diferentes. Como siempre en estos casos, lo más importante no es tanto la herramienta, sino el uso que se haga de ella, los participantes y los expertos que sepan aprovechar su potencial y sacarle partido, con un foco concreto y productivo.

  • Departamento de innovación

Muy habitual crear una unidad o departamento en la empresa, que se dedique a la innovación. A veces puede ser positivo, pero con resultados limitados y muy condicionados al apoyo de la Dirección, para poder tomar medidas o cambios importantes. También puede ocurrir que funcionen aislados del resto de la empresa, como "bichos raros", cuando la innovación debería estar en el ADN de toda la compañía.

  • Unidades o centros de desarrollo de negocio

Tienen múltiples nombres. Se trata de una derivada del anterior, donde se ubica a personal de distintos departamentos, de forma temporal o permanente, para crear un equipo multidisciplinar que aporte visiones muy diversas, y que traten de innovar conjuntamente. Aunque mejora al anterior, adolece de las mismas limitaciones y la falta la apertura al talento externo.

  • Programas de incubación y emprendimiento

Programas propios o de patrocinio a terceros, que facilitan espacio, formación y soporte a los emprendedores para la creación de startups, y llegar a ser un cliente o proveedor privilegiado. Es una buena fuente de ideas e iniciativas, que se pueden ayudar a dar forma a la medida de las necesidades de la propia empresa. Es esencial que exista una participación e implicación de la empresa. Muchos programas suelen transformarse en aceleradoras corporativas, para trabajar con startups en lugar de con emprendedores, ideas y productos mínimo viables.

  • Corporate Venturing - aceleradoras corporativas

Evolución del anterior. Creación de aceleradoras propias o con contratación de terceros, para desarrollar programas de aceleración de startups sectoriales y a la medida de la empresa, donde ésta actúa como "tractor", ayudando a madurar a las participantes y con la posibilidad de llegar a ser partner o inversor de algunas. Como el anterior, muy potente si se implican los expertos de las distintas áreas de la empresa, y se cuenta con el apoyo de expertos externos que dinamicen y coordinen el proceso. Además, haría falta conectar con el talento interno y los intraemprendedores. Lo triste es la moda que se está originando, que lleva a que algunas corporaciones pongan en marcha estas iniciativas, sin ninguna implicación, estrategia u objetivo, salvo el mediático.

  • Programas de co-creación

Suelen ser en alianza o joint venture con empresas clientes o partners estratégicos, que se unen para la creación y desarrollo de productos o servicios, a la medida de los intereses de ambas partes. Interesante y útil, pero cerrado y limitado a las necesidades de los participantes.

  • Innovación abierta

Es el mantra habitual de todo el mundo, pero muy pocas se implican en ello con determinación, ponen los medios, personas y recursos necesarios, tanto internos como externos (con entradas y salidas permanentes), la implicación y estrategia a largo plazo, así como la validación e implementación real en la empresa. Si esto se da, cualquiera de las opciones es posible. Cada uno debe idear su propio modelo y a medida. Es costosa y difícil, aunque también puede ser muy rentable a largo plazo.

  • Ecosistemas de innovación abierta, HUBs y otros

Para los más convencidos. Promover una red de innovación abierta entre proveedores, clientes, partners, expertos, … que facilite la comunicación, cooperación y colaboración mutua, tanto on line como off line, agregando valor a todas las partes y que multiplica el conocimiento y las posibilidades de innovación. Suelen darse en espacios físicos creados ad hoc o a través de espacios de coworking, etc. Para hablar de ecosistemas emprendedores, recomiendo leer el post: ¿Cuáles son los elementos esenciales de un ecosistema emprendedor?

  • Corporación de startups

Se trata del último modelo que han puesto en marcha varias corporaciones tecnológicas, que buscan transformar una gran empresa en un holding de startups, segmentando cada unidad de negocio como si se tratase de una startup, para dotarlas de los beneficios de funcionamiento, desarrollo de negocio, innovación, emprendimiento, etc. que las caracteriza. Además de muchos otros ingredientes necesarios para su éxito, es fundamental asumir un cambio de cultura y transformación radical, profundo, y probablemente traumático, que pocas empresas realmente quieren o están en condiciones de hacer. No obstante, los resultados pueden ser espectaculares.

  • Relaciones Universidad - Empresa

Desde hace años las distancias entre ambos mundos se han ido estrechando, de manera pro-activa y/o reactiva. Existen ya numerosas iniciativas de éxito, intermediarios y modelos de relación posibles. Hoy en día resulta imprescindible impulsar dichas relaciones, y que las empresas aprovechen todo el potencial que puede aportar la universidad.

Por parte de las universidades, más allá de la docencia e investigación, deben potenciar la tercera misión universitaria, y transferir a la sociedad el conocimiento y resultados de investigación que emanan de las mismas. No pueden aislarse, y más allá de buscar financiación, están obligadas a implicarse en el desarrollo económico, social y empresarial. La educación es la semilla del progreso y las Universidades son palancas de desarrollo fundamentales.

Por parte de las empresas, sería un error imperdonable no aprovechar el potencial de las universidades, mayoritariamente públicas, para generar sinergias, captar talento, mejorar la formación, empleo, empleabilidad, emprendimiento, potenciar la I+D e innovación, dotarse de medios y recursos, ganar eficiencia, etc etc etc.

Estas son algunas de las diversas opciones de relación universidad - empresa: (se incluyen universidades y otros organismos públicos de investigación - OPIs)

- Asesorías técnicas y contratos de I+D

- Aulas, Cátedras e Institutos de investigación

- Unidades mixtas

- Centros de formación y postgrado

- Parques científicos y tecnológicos, centros tecnológicos, …

- Prácticas en empresas, intercambios y estancias

- Ayudas y subvenciones

- Fundaciones universidad empresa - FUEs

- Fundaciones generales de las universidades

- OTRIs y Oficinas de Transferencia de Conocimiento

- Consejos Sociales

- Campus de excelencia

- Clusters o Agrupaciones de Interés Económico

- Comercialización de resultados de investigación, IP o patentes, creación de IEBT, spin offs, …

- Programas de fomento de la empleabilidad y emprendimiento

- Viveros, incubadoras, aceleradoras, …

- Business angels y capital riesgo

- Responsabilidad Social Corporativa - RSC

- Proyectos de acción social y cooperación al desarrollo

- Etc.

  • Triple Hélice

Se trata de un modelo de éxito, ya contrastado en diversos países, que busca promover polos de desarrollo económico y social, a través de la imprescindible colaboración público-privada entre:

universidad - empresa - administración pública

Desde hace unos años existe otra variante denominada Cuádruple ó Tetra Hélice, que incorpora a la sociedad civil, a través de las múltiples iniciativas sociales que han ido surgiendo, de forma que se unen todos los esfuerzos hacia la innovación de proyectos, que no se podrían alcanzar de forma independiente:

universidad - empresa - administración pública - sociedad civil

Y por último, cada vez es más extendida la apuesta por una Quíntuple Hélice, en la cual se añade un factor imprescindible hoy en día, la sostenibilidad y calidad medioambiental.

Conclusión

Después de conocer tantas opciones posibles, ¿Cuál es la mejor? ¿Que debemos hacer? ¿Como lo hacemos?.

Ejerciendo mi condición de gallego, diría que depende. Depende de cada caso, los ingredientes y el hábitat en el que se encuentre. Para innovar o emprender, ni hay un camino, ni hay recetas, cada uno tiene que encontrar el suyo.

En cualquier caso, como siempre defiendo, primero debemos buscar el sentido y propósito. Esto nos ayudará a encontrar el modelo y herramientas que mejor se adapte a nosotros, facilitará el diseño de la estrategia y hoja de ruta a seguir, y nos ayudará a lograr mejores resultados. Y como decimos los gallegos: con sentidiño. Sentido común.

Para más info: info@juancarlosbugallo.com

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Sígueme
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
CONTACTO

 

Gracias por estar aquí.  ¿Hablamos?

info@juancarlosbugallo.com

  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

© 2017 By Juan Carlos Bugallo