• jcbugallo

¿Cuales son los elementos esenciales de un #ecosistema #emprendedor? (I)

Tras la introducción del post La fauna del “Ecosistema emprendedor", intentaré resumir los principales elementos que componen un ecosistema emprendedor.

El emprendimiento se ha convertido en el mantra de todo gobierno, medio de comunicación y sociedad en general. Esto es muy positivo, ya que por fin se ha instalado en nuestra cultura como se merece, con la importancia debida, y como apuesta para lograr el desarrollo, progreso y bienestar. Sin embargo, en muy poco tiempo hemos pasado de un extremo al otro, y estamos asumiendo varios riesgos asociados a la moda actual, que están inflando cierta burbuja, tanto por la parte de los emprendedores, como de las valoraciones e inversiones. Urge que cuanto antes pongamos un poco de sentido común, manteniendo el foco y visión a largo plazo.

La apuesta por el emprendimiento debe realizarse en un ecosistema emprendedor a medida, que facilite el desarrollo orgánico de todos los elementos que lo componen, actuando como un círculo virtuoso. Desde mi punto de vista, ese ecosistema emprendedor debería definirse por los siguientes elementos esenciales:

(para mayor información, un buen referente es el clásico Babson Entrepreneurship Ecosystem que los resume en 6 dominios: Política, Mercados, Finanzas, Cultura, Capital Humano y Soporte)

- El emprendedor. Liderazgo y equipo

El lider y CEO fundador, es el centro y corazón de todo el ecosistema. A su alrededor esta el círculo del equipo emprendedor y fundadores. Un equipo que aporte confianza, capacidad de ejecutar una idea y las actitudes necesarias para afrontar cualquier obstáculo. Esto es la clave de la startup, todo lo demás son recursos.

El liderazgo debe ser claro y decidido. Emprender es una labor dura y difícil, que requiere preparación, valentía, esfuerzo, dedicación y muchísima resiliencia. No es recomendable asumirlo con resignación o como alternativa al desempleo, todo lo contrario, debería ser una aspiración, compromiso y deseo personal, como se detalla en los post Emprender con sentido y propósito.

Desde el primer momento, es aconsejable definir muy claramente y con rigor, los roles y funciones del equipo, así como las aportaciones de cada uno y el capital correspondiente. Siempre tiene que existir un líder, un CEO que tenga la última palabra. La cordialidad, confianza y “buen rollo” inicial, no deben condicionar el rigor profesional. La dirección compartida por todos, acaba generando muchos más problemas de los que pretende evitar. Alguien debe tomar la última decisión, asumir la responsabilidad y sus consecuencias, cuando la situación es adversa y a todos les tiemblan las piernas. Además, todos los stakeholders o grupos de interés de una empresa, necesitan saber a quien dirigirse, quien está al mando y conocer como piensa y actúa. Eso da tranquilidad, confianza y estabilidad. Imprescindible para cualquier negocio e inversión.

- El Talento

Según el Informe Transforma Talento de la Fundación Everis, que recomiendo leer, los talentos de cada persona se componen de:

Competencias y conocimiento: que sé hacer y que sé

Actitudes: como afronto la vida y actúo ante ella

Valores: como soy como persona

Talento de las organizaciones = (Competencia x Compromiso) = (saber hacer x querer hacer)

En la sociedad actual, estamos obligados a apostar por la llamada Economía del Talento, cuyo desarrollo depende de los siguientes factores:

1.- sistema educativo y de producción del conocimiento efectivo, eficiente, exigente y de excelencia

2.- ecosistema de apoyo al emprendimiento

3.- competitividad global

4.- atracción y retención del talento internacional

El ser humano posee un extraordinario potencial para desarrollar su creatividad, desplegar sus capacidades e impulsar su talento. Un talento que debería aprovecharse para dejar nuestra huella en la sociedad y ser un legado para las generaciones venideras.

Todos tenemos talentos naturales, somos únicos. Debemos usar esos talentos y potenciar las fortalezas de cada uno, no las debilidades. Si trabajas en lo que te gusta y apasiona, en tus talentos, lograrás mayor rendimiento, productividad y felicidad. Debemos ser nosotros mismos, alcanzar nuestra mejor versión, ser diferentes, con nuestras fortalezas y talentos, únicos e irrepetibles.

En las organizaciones se debería dar libertad, confianza y medios a las personas, para desarrollar sus talentos y fortalezas, y a cambio, la otra cara de la moneda, es pedir responsabilidad, compromiso y resultados. Esto no se puede falsear, debe venir de la confianza mutua a nivel personal y organizativo. La consecuencia final será mayores beneficios económicos y sociales para todos.

Solos podemos ir más rápido, pero juntos llegaremos más lejos.

- La Educación

Como siempre, es la semilla de cualquier transformación y progreso, tanto personal como social. A pesar de que la imaginación y la creatividad son el motor del desarrollo humano, la escuela tradicional mata la creatividad y la imaginación no puntúa en las calificaciones. Resulta cuando menos paradójico. Desde pequeños se nos empuja a ser iguales, la equiparación al mínimo común, trabajar las debilidades, falta formación en competencias, una cultura financiera y empresarial básica, etc. Un tema de gran calado, que merece al menos un post específico.

La creatividad es la imaginación aplicada, tener ideas nuevas que sean valiosas

La innovación es la creatividad en acción, es hacer negocio de lo creado

El emprendimiento es la materialización y desarrollo de la innovación

La cadena de valor:

imaginación —> creatividad —> innovación —> emprendimiento

se debe potenciar desde niños, y mantener y desarrollarla durante toda la vida, a nivel personal y profesional. Recordar que es distinto ser empresario que emprendedor. Obviamente, las empresas deben enfocar sus esfuerzos a que esto ocurra con todos sus empleados.

Un adulto creativo, es un niño que ha sobrevivido.

No obstante, se dan dos importantes paradojas, tan absurdas como reales. La primera, que las empresas buscan profesionales con ciertas actitudes y competencias, que sean innovadoras y emprendedoras, y sin embargo, la educación no las facilita ni promueve; y la segunda, que una vez contratados resulta difícil tener iniciativa, potenciar la innovación y ser un “intraemprendedor” en la empresa. Esta situación resulta frustrante y es una de las principales causas del “despido interior” y la infelicidad laboral.

Continuará en el siguiente post: ¿Cuales son los elementos esenciales de un ecosistema emprendedor? (II).

CONTACTO

 

Gracias por estar aquí.  ¿Hablamos?

info@juancarlosbugallo.com

  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

© 2017 By Juan Carlos Bugallo